Miles marchan “Por la Vida, la Paz y la Misericordia”

 

El Arzobispo es ayudado por sacerdote a cargar la cruz

TIJUANA.-La Arquidiócesis de Tijuana realizó  la XVI Marcha por la Vida, la Paz y la Misericordia, cuyo lema es “Misericordiosos como el Padre”, en la que participaron alrededor de 40 mil católicos en una caminata del ex Toreo de Tijuana al Auditorio de Tijuana donde  sé celebró una misa al mediodía.

El Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz, concedió la indulgencia plenaria a los participantes que estuvieran en condiciones de recibirla, y fue ofrecida por los mártires que en este tiempo están sufriendo de la persecución religiosa.

“Es nuestra marcha número 16 que hemos ido con el siglo y con el milenio por parte de la Iglesia católica tratando, como lo hemos dicho siempre, presentar un canto a la vida, un canto a la paz, y ahora de acuerdo a la invitación del Santo Padre, para toda la Iglesia, un canto también a la misericordia. Es propositivo. No queremos lastimar a nadie ni es de protesta, sino más bien es una motivación para que todo mundo, todos nosotros entendamos que la vida merece vivirse, y queremos vivir en paz para poder disfrutar de la vida. Y que ahora en este tiempo por la reconciliación ayudarnos todos perdonándonos mutuamente en nuestros problemas, ante las dificultades que ponemos ante la comunidad y que podamos caminar de veras por los mejores senderos”, dijo el Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.

Refirió que el inicio de esta marcha fue en el Jubileo del año 2000 cuando todo el Episcopado Mexicano se puso de acuerdo para su realización en torno al 25 de marzo, celebración de la encarnación de Nuestro Señor Jesucristo.

Por su parte el Jefe Eclesial de la Pastoral Educativa, Pbro. Benigno Medrano Flores, mencionó que en la parte educativa esta marcha ayuda a los niños y a los adolescentes en la formación de la conciencia.

“El promover la vida, la paz, la misericordia es fomentar los valores fundamentales que hoy hablamos tanto de los valores. Y a darle un sentido nuevo sentido a su vida en los niños, en los jóvenes, en los adolescentes, especialmente en estas situaciones que se viven de repente en un reflejo de violencia, de inseguridad. En los problemas que hoy aquejan a los adolescentes”, compartió el Padre Benigno.

También el Subsecretario de Gobierno, Enrique Méndez Juárez, dijo que estas actividades que organiza la Iglesia son importantes para la ciudad y la comunidad.

“No solamente para la comunidad cristiana católica, sino para la ciudad en general. No solamente de cosas materiales se conforma la sociedad, también hace falta esta parte espiritual, y la aportación que hace la Iglesia y sus actores, como en este caso el señor Arzobispo, es muy importantes para la vida de una ciudad como ésta, que requiere tanto de la oración y de estas cosas espirituales que requerimos los seres humanos”, afirmó el subsecretario.

Así mismo el Coordinador de Asuntos Religiosos del Ayuntamiento de Tijuana, Víctor Olivas, mencionó que esta marcha es un símbolo de darle a la ciudadanía la tranquilidad, que existe la paz en la ciudad, y que el Ayuntamiento apoya con todo lo que se necesita para que se realice de forma tranquila y sin contratiempo alguno.

“El Presidente Municipal siempre está al pendiente de este tipo de marchas, de este tipo de eventos que hace la Arquidiócesis, y le manda un mensaje al Arzobispo y a la ciudadanía de que siempre está al pendiente, siempre busca que la ciudad esté tranquila. Que haya armonía entre sus ciudadanos”, dijo el coordinador.

Al finalizar la celebración eucarística la Familia Martín Del Campo Tapia dio un pronunciamiento representando a las familias católicas de la Arquidiócesis de Tijuana.

“El Papa Francisco nos dijo: ¡Dios Padre le echó ganas a la humanidad y nos mandó a su Hijo a nuestra vida! Nosotros como matrimonio, como pareja, como familia, ¿a qué le vamos a echar ganas? ¡Hoy en esta fiesta por la vida y la Misericordia, por una Tijuana viva, nos pronunciamos como  familia a echarle ganas!”, dio Betty Tapia de Martín Del Campo.

Mientras que Ángel Martín Del Campo destacó: “Como familia, pedimos a las autoridades y a la Iglesia ´echarle ganas´ para no manchar a Tijuana con la sangre de las leyes abortistas y de la indiferencia al ser humano como persona.

¡La vida, la creación y nosotros sus criaturas, somos la obra más perfecta de Dios y no tenemos derecho a destruirla!”.

Por su parte su hijo Ángel Martín Del Campo Tapia mencionó que: “si no nos valoramos,  y sentimos que la vida no vale la pena,  estamos perdidos!  Estamos perdidos y aniquilados si sentimos que no le importamos a nadie! La riqueza y la esperanza la llevamos adentro porque Dios nos quiere aquí para contagiar a los demás de nuestros sueños. ¿Cuál es nuestro sueño?  Poder servir con alegría y dignidad  de la mano de Cristo. No estamos solos”.

Y su hija Rosela Martín Del Campo Tapia comentó: “porque los jóvenes y los niños somos la esperanza del cambio de mentalidad,   hoy nos pronunciamos  en esta marcha,  y somos la voz de Tijuana que queremos gritar y  pedirle al gobierno, a los empresarios, a la Iglesia y a toda la sociedad: ¡no al narcotráfico, no a los vicios, no a la violencia, no a la corrupción e impunidad, no al descarte, no a la cultura de la muerte!”.

En cambio pidió sí a la libertad de ser mejor persona, a la dignidad, a la igualdad, a la familia, a la vida y sí a Cristo!.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s